Ortodoncia Invisible

La terapia de ortodoncia invisible se basa en el uso de alineadores personalizados, removibles y translúcidos diseñados específicamente para los dientes de cada paciente. Estos alineadores se aplican típicamente en ambas arcadas bucales y tienen como propósito efectuar ajustes graduales con el fin de mejorar tanto la estética como la función de la sonrisa. Esta técnica es ampliamente favorecida en la actualidad debido a su atractiva estética y a su excelente relación calidad-precio.

Preguntas frecuentes:

¿Qué implica la ortodoncia invisible?

La ortodoncia invisible es una técnica innovadora que se basa en la utilización de alineadores removibles y transparentes, los cuales se renuevan periódicamente (cada siete, diez o 14 días) y se fabrican de manera completamente personalizada para cada paciente. Cada alineador está diseñado para realizar ajustes específicos en la posición de los dientes.

De esta manera, los alineadores transparentes realizan una serie de movimientos secuenciales hasta alcanzar el resultado deseado.

¿Para qué se utiliza la ortodoncia invisible?

Al igual que otros tratamientos ortodónticos, la ortodoncia invisible se emplea para corregir problemas de alineación que afectan la mordida y la posición de los dientes, tales como el apiñamiento, la presencia de espacios entre los dientes (diastemas), mordida abierta, mordida cruzada, sobremordida y otros.

¿Cómo se realiza el Tratamiento?

Antes de dar inicio al tratamiento, es esencial llevar a cabo una evaluación exhaustiva del estado de la salud bucal y se determinará el punto de partida para el tratamiento. Para ello, se realizará una inspección bucodental y se tomarán una serie de imágenes (tanto dentro como fuera de la boca) y radiografías (como la telerradiografía y la ortopantomografía). Además, se efectuarán impresiones de la boca del paciente.

 

Estas impresiones pueden ser convencionales (si se obtienen mediante los tradicionales moldes de alginato) o digitales (si se realizan con un escáner intraoral). Con esta información, se podrán fabricar los modelos de estudio y los alineadores personalizados. El ortodoncista, basándose en los datos recopilados durante el estudio, elaborará el plan de tratamiento de ortodoncia y solicitará al laboratorio la creación de los alineadores. Estos alineadores suelen estar listos en aproximadamente dos o tres semanas. 

 

Una vez confeccionados, el paciente regresará a la clínica dental para que el ortodoncista le coloque los primeros alineadores. Esta consulta suele ser breve, con una duración de alrededor de 30 minutos. Durante esta visita, el especialista instruirá al paciente sobre cómo quitar y poner los alineadores, y ofrecerá recomendaciones para garantizar el éxito del tratamiento. A lo largo del tratamiento, el paciente deberá reemplazar los alineadores de manera periódica (generalmente cada siete, diez o 14 días). La frecuencia de cambio de los alineadores es determinada por el ortodoncista y se adapta a cada caso individual. La razón para cambiar los alineadores radica en que cada uno está diseñado de manera única para lograr movimientos microscópicos específicos en los dientes. 

 

Durante el tratamiento, el paciente deberá asistir a revisiones regulares con el ortodoncista (aproximadamente cada cuatro, seis u ocho semanas). En estas consultas, el profesional podrá evaluar los avances y determinar si el tratamiento progresa según lo previsto. Una vez que se hayan alcanzado los resultados deseados, el ortodoncista retirará los últimos alineadores y ataches del paciente. En la misma consulta, se colocarán retenedores fijos (una delgada barra de alambre en la parte interna de los dientes) y se tomarán impresiones para crear retenedores removibles. Estos últimos suelen ser férulas transparentes hechas a medida. Ambos tipos de retenedores servirán para mantener la posición de los dientes después del tratamiento de ortodoncia discreta, ya que los dientes tienden naturalmente a amontonarse con el tiempo.

¿Cuánto dura el tratamiento de ortodoncia invisible?

A modo de orientación, se puede decir que los tratamientos con ortodoncia invisible duran entre 12 y 24 meses, aunque dependerá de cada caso.

Ventajas de la ortodoncia invisible
  • Transparencia: Debido a su carácter transparente, resulta altamente estética.
  • Comodidad: Al carecer de componentes metálicos, no produce rozaduras ni heridas.
  • Adaptación rápida: Su comodidad hace que requiera muy poco tiempo de adaptación, en contraste con los brackets.
  • Removibilidad: Puede retirarse durante las comidas y la higiene bucal, y en ocasiones puntuales, como eventos sociales.
  • Libertad alimentaria: Al poder retirarse durante las comidas, no impone restricciones alimentarias, a diferencia de los brackets.
  • Facilita la higiene: La posibilidad de retirar los alineadores para el cepillado evita obstáculos en la limpieza bucal, lo que disminuye el riesgo de caries, gingivitis y enfermedades periodontales.



Desventajas de la ortodoncia invisible
  • Requiere disciplina: Para alcanzar los objetivos y plazos del tratamiento, es imperativo que el paciente use los alineadores durante al menos 22 horas al día. Sin embargo, dado su carácter removible, algunos pacientes olvidan ponérselos nuevamente después de retirarlos, lo que puede retrasar el proceso de corrección.
  • Mayor costo: Su precio tiende a ser superior en comparación con otros tratamientos ortodónticos.

Agendá tu cita con nosotros